Si bien las autoridades han informado que existe una disminución de delitos en el país por la vigencia del estado de excepción y la declaratoria del conflicto armado interno, es necesario que la fuerza pública mantenga el nivel de alerta para evitar nuevos repuntes y el control de delitos.

Tras dos semanas de intervención militar y policial, uno de los resultados evidentes es la baja en el número diario de muertes violentas y el control de delitos.

Sin embargo, esto no es garantía de que el problema está controlado.

No hay que descartar que se trate de algo circunstancial, motivado por la intempestiva toma de decisiones de las autoridades nacionales.

Por ello, es menester que las fuerzas del orden mantengan el nivel de las acciones de lucha contra la delincuencia.

“Todavía queda mucho por hacer para que se recupere la confianza”.

Todavía queda mucho por hacer para que la ciudadanía recupere poco a poco la sensación de seguridad y la confianza en las autoridades, incluso más allá de la vigencia o no de la figura del estado de excepción.

El país necesita que vuelva la calma para emprender el camino de la reactivación, afectada por los eventos naturales, la pandemia y la inseguridad.

Puede ser complejo, pero se tiene que mantener el control con buen pulso y mano firme.

Editorial de El Diario publicado el viernes 26 de enero del 2024 en nuestra edición impresa.