La necesidad de mejorar los servicios de salud en la provincia de Manabí requiere la toma de medidas urgentes para solucionar desatenciones que se vienen arrastrando por varios gobiernos. El Hospital de Especialidades Portoviejo (HEP) debe ser por eso declarado en emergencia.

El HEP, concebido como una casa de salud de tercer nivel, no ha podido funcionar a plenitud debido a limitaciones en equipamiento, personal y, desde hace dos años, energización. La declaratoria de emergencia es importante.

Su construcción inició en el año 2013 y la obra, prevista para 18 meses, demoró cinco años.

En el 2018, tras una serie de reclamos de los manabitas por el incumplimiento de plazos, se anunció que la apertura sería gradual.

“Diez años después de que su construcción iniciara, el HEP no funciona totalmente”.

Actualmente, tiene una operatividad del 49 por ciento de lo que inicialmente se había previsto.
Un incendio, ocurrido en julio del 2021, afectó al cuarto de máquinas y los daños no se han superado.

Esto tiene suspendida cualquier posible ampliación de servicios, y no hay plazos para que se solucione.

El Gobierno debe declarar de emergencia la reparación del sistema de energización en el Hospital de Especialidades Portoviejo (HEP), para darle paso a la operatividad en otras áreas.

Es un acto de justicia, pero también con ello se atenderá una necesidad básica de miles de manabitas.

Editorial de El Diario publicado el sábado 10 de febrero del 2024 en nuestra edición impresa.