En los últimos días, varias provincias de Ecuador atraviesan una intensa ola de calor y esto afecta también a sus mascotas.

Con temperaturas máximas muy elevadas, el país se ha sumido en una ola se sensación térmica alta.

Y al igual que los seres humanos están expuestos a sufrir descompensaciones producto de un golpe de calor, los animales de compañía también se ven afectados.

Las elevadas marcas térmicas pueden traer consecuencias en su salud y comportamiento.

“La sensación de calor que experimenta un animal no depende sólo de la temperatura ambiente, sino de la denominada temperatura efectiva”, explicaron desde la Comisión de Pequeños Animales del Colegio de Veterinarios de la Provincia de Buenos Aires (CVPBA).

Es por esto que los especialistas recomiendan prever ciertas situaciones para mitigar el efecto del calor sobre los animales.

Dichas medidas se deben tomar especialmente cuando la temperatura ambiente supera los 25° y la humedad alcanza el 50%.

El principal recurso para hacerle frente al calor en los animales suele ser llevarlos a dar un paseo o sacarlos al aire libre.

Pese a esto no se debe ignorar que la temperatura del suelo ingresa directamente al cuerpo del animal, muchas veces causándole quemaduras.

Como medidas de prevención con los animales de compañía en estos días de tanto calor, siga las siguientes recomendaciones:

1. Tener agua fresca y limpia siempre a disposición
2. Limpiar los bebederos, más en los gatos, que ante un polvillo en su bebedero no toman más.
3. Alimentarlos preferentemente con comida natural y fresca, no con carbohidratos que generan más calor.
4. Hacer “heladitos” en cubeteras, de caldos o simplemente agua, para sumarles a su cuenco o que laman.
5. No hacer paseos largos. Mejor cortos y en los horarios indicados.
6. Colocar en casa trapos o toallas húmedas en el suelo, en los lugares que habitualmente eligen echarse para que se recuesten ahí. Es muy efectivo en los gatos.
7. Nunca dejarlos dentro del auto, aunque quede el vidrio bajo y la persona responsable vuelva enseguida. La temperatura del interior del vehículo es altísima cuando está cerrado.
8. Poner “piletitas” a su alcance. A los perros les encanta mojar las patas, porque por allí transpiran y hacen intercambio térmico.
9. Para los animales que viven en la calle, dejar recipientes con agua fresca en lugares con sombra para que tengan a disposición.

Un golpe de calor lo pueden sufrir todos los animales, pero son los cachorros los que más probabilidades tienen de sufrir un cuadro de este tipo.

En el caso de los perros hay razas que están predispuestas, como, por ejemplo, los perros con mucho pelaje.

Pero fundamentalmente los perros pequeños de hocico corto, del estilo del Bulldog Francés, que tienen patas cortas.

Eso los obliga a hacer mucho esfuerzo para moverse, además de que están más cerca del piso y una capacidad respiratoria disminuida.

Para identificar si los perros ya están afectados por el calor, puede ser que inicien un jadeo fuerte.

En el caso de los gatos el jadeo es considerado una urgencia veterinaria inmediata; los gatos nunca deben jadear ya que no son respiradores bucales.