“Vacunadores” mataron a un comerciante por no pagar dos dólares en Guayaquil, provincia del Guayas. El hecho se suscitó la mañana de este domingo, 10 de diciembre.

Tenía poco tiempo de haber salido a sus labores cotidianas, pero criminales terminaron con la vida de un hombre que se dedicaba a la venta de batido en la parroquia Pascuales.

Él se encontraba atendiendo en su carreta, ubicada en el exterior de una farmacia, lo sorprendieron sus verdugos.

“Vacunadores” mataron a comerciante por no ceder a extorsión

De acuerdo a versiones preliminares, los causantes de este hecho violento, habrían atentado en contra del comerciante por su negativa a pagar la “vacuna”.

Pues los criminales le habrían estado pidiendo dos dólares por dejarlo trabajar en esta zona de la urbe. Sin embargo, al no tener una respuesta positiva, los delincuentes optaron por arremeter en contra del vendedor.

Finalmente le quitaron la vida con varios impactos de bala. El cuerpo de la víctima quedó tendido junto a su puesto.

Hasta este sitio llegaron los familiares del fallecido, quienes no pudieron contener su llanto al ver que su ser querido yacía sin vida sobre el piso.

Este hecho, de acuerdo a ciertos moradores de este sector, se suma a una serie de atentados en contra de negocios y emprendedores.

Al sitio de la tragedia llegaron agentes de la Policía Nacional, quienes acordonaron el área y levantaron indicios y evidencias. Asimismo, trasladaron el cuerpo a un centro forense de la localidad.

Esta modalidad de extorsión no solo afecta a los comerciantes de Guayaquil sino también a varios sectores económicos de la provincia. En el cantón Durán, de la provincia del Guayas, “vacunadores” mataron a cinco personas hace dos semanas. Las víctimas eran miembros de una cooperativa de tricimotos.

En este atentado, los criminales detonaron más de 100 proyectiles de armas de fuego para terminar con las vidas de las víctimas.

Sin embargo, tras varios sucesos, estos hechos se repiten dejando saldos como el más reciente en el que “vacunadores” mataron a un comerciante en Guayaquil por negarse a pagar dos dólares.