Mantener un estilo de vida activo puede ser muy beneficioso para la salud en muchos sentidos, incluyendo el ámbito sexual.

Más allá de mejorar el desempeño sexual, hay cierto tipos de ejercicios que ayudan a conseguir un mayor disfrute.

Además, como toda actividad física, también otorgan beneficios a nivel general.

Por ello, quienes hacen ejercicio con regularidad notan un mejor desempeño sexual de su parte; por consiguiente, esto repercute en su bienestar.

Más allá de los beneficios específicos de los ejercicios, es preciso dejar en claro que toda actividad física será beneficiosa para la sexualidad de una persona.

Estudios sobre

Esto es confirmado por numerosos estudios, como por ejemplo uno publicado por la revista Journal of Education and Health Promotion.

Este establece que la obesidad y la inactividad han provocado un número cada vez mayor de personas con disfunciones sexuales. Es decir un 43% de las mujeres y 31% de los hombres.

Pequeñas sesiones de ejercicio pueden mejorar drásticamente el funcionamiento sexual. Investigaciones anteriores indican que una mayor actividad física en los hombres se asocia con niveles elevados de testosterona y, por lo tanto, con un mayor deseo y comportamiento sexual.

Sin embargo, este estudio actual no mostró un vínculo entre la resistencia cardiovascular o la fuerza muscular. salud sexual. El sexo es una parte esencial de la existencia humana y desempeña un papel vital en el mantenimiento y la mejora de la calidad de vida.

La salud sexual afecta tanto la salud emocional como la física, y una vida sexual satisfactoria puede desempeñar un papel crucial en las relaciones íntimas.

Las disfunciones sexuales están afectando negativamente a un número cada vez mayor de personas debido a las menores tasas de actividad física y al aumento de la obesidad.

La mitad de los hombres obesos reportaron dificultades con el desempeño sexual, mientras que más del 40% reportaron problemas con el deseo sexual.

De manera similar, el 40 % de las mujeres obesas informaron que no disfrutaban de la actividad sexual.

Según expertos el ejercicio también es capaz de colaborar en el tratamiento de problemas sexuales, como la disfunción eréctil.

Según un estudio publicado por el grupo Sexual Medicine de EEUU, el ejercicio de intensidad moderada o vigorosa durante 40 minutos realizado cuatro veces por semana ayuda a combatir este problema.