El uso de la vía pública para el consumo de licor, el escándalo y la práctica de acciones reñidas con la moral no debe ser aceptado por las autoridades.

Por ejemplo, en Portoviejo se ha denunciado que en determinados lugares se estacionan vehículos con altoparlantes, sobre todo en la noche.

Lo hacen para armar ‘fiestas’ que terminan convertidas en algazara y convierten el espacio público en botaderos de desperdicios y letrina.

Este tipo de escándalo también ocurren en otros cantones.

Según las autoridades, el número de este tipo de incidencias ha bajado con el estado de excepción y el toque de queda.

“Se violenta el derecho de las personas a vivir en un entorno tranquilo y seguro”.

Los ciudadanos se equivocan al normalizar estas actitudes que, aparte de estar prohibidas por las leyes, violentan el derecho de otras personas.

Los vecinos tienen derecho a vivir en un entorno seguro y tranquilo.

Las autoridades deben buscar opciones para el establecimiento de las zonas rosa fuera de áreas pobladas.

Un lugar donde la afectación a los vecinos sea menor.

Además que se obligue a la recolección de desechos para evitar problemas con el saneamiento de estos sitios.

Hay que recordar que el país se encuentra en un estado de alerta debido a la inseguridad y que existen restricciones que las autoridades deberían hacer respetar.

Editorial de El Diario publicado el lunes 5 de febrero del 2024 en nuestra edición impresa.