Normalmente, ese fastidioso cansancio que parece no desaparecer lo atribuimos a las actividades diarias o a la falta de descanso. Sin embargo, podría tratarse de un síndrome más complicado llamado fatiga crónica y que tiene que ser forzosamente tratado por un especialista.

Esta es una enfermedad de origen desconocido que hace parte de los síndromes somáticos funcionales, es decir, síndromes que se caracterizan
por generar una sensación de dolor en el cuerpo y que no tienen una causa médica específica o fácilmente identificable.

Para conocer un poco más sobre el síndrome de la fatiga crónica, cuáles son sus síntomas más comunes y si tiene o no una cura, consultamos a un especialista médico de doctoranytime.gr

¿Qué es el síndrome de fatiga crónica?
La fatiga crónica es un trastorno que evita a las personas realizar sus actividades diarias de manera normal, ya que el nivel de dolor en diferentes zonas del cuerpo puede llegar a ser incapacitante. Su nombre clínico es encefalomielitis miálgica y, si bien no se ha encontrado una causa médica exacta, diferentes investigaciones apuntan que puede ser provocado por altos niveles de estrés, problemas psicológicos o infecciones virales. Este síndrome puede darse a cualquier edad, pero tiene mayor prevalencia en mujeres de mediana edad.

Los síntomas de la fatiga crónica son:

  • Dolor de garganta.
  • Dolores musculares o articulares constantes.
  • Agrandamiento de los ganglios linfáticos de las axilas o cuello.
  • Agotamiento extremo al realizar ejercicio físico o mental.
  • Dificultad para concentrarse.
  • Mareos.
  • Dolores de cabeza.

¿Cómo curar el síndrome de fatiga crónica?
Desafortunadamente, no hay una cura para específica. Sin embargo, hay varios cambios que puedes llevar a cabo en tu estilo de vida, con el objetivo de aliviar los síntomas. Nuestro grupo de especialistas médicos nos comenta que es altamente recomendable llevar una alimentación sana y equilibrada; mantener una rutina de sueño saludable, intentando mantener el mismo horario para ir a la cama, empezar a hacer ejercicio de bajo impacto para las articulaciones, como por ejemplo la natación.
De acuerdo con nuestros especialistas de salud, algunos problemas relacionados con el síndrome de fatiga crónica pueden ser tratados sintomáticamente, es decir, buscando aliviar cada síntoma por separado y cuando se presente, a través de medicamentos prescritos por tu médico tratante.

Los medicamentos que se usan principalmente son analgésicos para el dolor crónico y algunos antidepresivos. Algunos de los síntomas más importantes a tratar son los mareos, el aturdimiento y los problemas de memoria y de concentración.
Es importante que tu médico tratante te muestre todos los posibles caminos de tratamiento y terapias que puedan ser adecuadas para el cuadro de síntomas que te aqueje. Al no existir una cura específica, tu médico deberá orientar las consultas y el tratamiento de acuerdo a las necesidades de tu cuerpo, el nivel de dolor y las afectaciones físicas o de salud mental que la fatiga crónica te causa.

Artículo en colaboración con doctoranytime.