Junto a la calle quedó el cuerpo de una mujer luego que uno de los dos sicarios que se movilizaban en una moto le dispararon cuatro veces.

El crimen ocurrió en una calle conocida como ‘el Callejón de la muerte’. Esto en el bloque 4 de la cooperativa Unión de Bananeros, en el Guasmo, sur de Guayaquil.

La víctima era Catalina Lencina, de 50 años. A ella la habrían perseguido dos hombres en motocicletas.

Según moradores, los asesinos llegaron a dispararle a Catalina  mientras jugaba bingo con sus parientes, al pie de la vivienda familiar.

A la ‘China Catalina’, como la llamaban en el sector, le habrían disparado cuatro veces.

Su cuerpo quedó sobre la vereda, que luego de ser levantado por personal de Medicina Legal, fue limpiado con agua y una escoba.

Una de sus vecinas comentó que ella, antes de ser asesinada, se dedicaba a rescatar perros abandonados y darles hogar.

“Antes era bien mala, pero ahora ya solo se dedicaba a los animales”, comentó la mujer que prefirió guardar su identidad.

El año pasado Catalina brindó una entrevista a Extra, donde contó que empezó a delinquir a los 10 años.

Ella sufrió dos atentados contra su vida y, tiempo después, conoció a Dios, quien “cambió su vida”.

Contó que era experta en robar, principalmente en buses lo que la llevó a consumir droga y a cometer varios delitos.

En su momento recibió 18 disparos y en otra ocasión su exesposo la apuñaló siete veces. Desde hace algunos años se dedicaba a predicar la palabra de Dios.