Solo el 47 por ciento de los pacientes con un trasplante de riñón desarrollan una respuesta inmunitaria adecuada contra el coronavirus a los tres meses de haber recibido la segunda dosis de la vacuna, según el estudio Sencovac promovido por la Sociedad Española de Nefrología (SEN).

Los resultados, publicados en la revista “Nephrology, Dialysis and Transplantation”, concluyen que los pacientes trasplantados presentaron tasas más bajas de anticuerpos, y que la protección a los tres meses es un 15 % menor que a los 28 días, cuando el porcentaje de los que sí desarrollaron una respuesta inmunitaria al virus fue del 62 %.

El estudio impulsado por la SEN, que analiza la eficacia y seguridad de la vacuna anticovid en los pacientes con Enfermedad Renal Crónica (ERC), es anterior a que empezara a administrarse la dosis de refuerzo en los pacientes renales.

Así, estos nuevos resultados vienen a confirmar que “la identificación de los predictores de pérdida de los anticuerpos deben ayudar a priorizar a los pacientes renales con mayor riesgo para la administración de nuevas dosis de refuerzo o el uso profiláctico de anticuerpos monoclonales anti SARS-CoV-2”.

En la investigación han participado 50 hospitales y centros de diálisis españoles y 1.746 pacientes, y los nuevos resultados se han obtenido de la muestra de 567 de ellos pacientes.

De acuerdo con ellos, el 11 % de todos los pacientes renales que desarrollaron una buena respuesta inmunitaria en los primeros 28 días de la vacuna perdieron los anticuerpos a los tres meses y, dentro de este grupo, el 26 % eran trasplantados renales.

Los principales factores asociados a esa respuesta inmunitaria negativa a los tres meses de la vacuna fueron, además de ser trasplantado renal, la edad avanzada de los pacientes, disponer de anticuerpos iniciales negativos, o tener anticuerpos más bajos de la covid a los 28 días.

Moderna es, entre todos los antídotos disponibles, el que más anticuerpos genera en los pacientes renales, trasplantados y no, aunque generó una mayor protección frente al virus en pacientes en hemodiálisis o diálisis peritoneal. EFE