La vigencia del estado de excepción, que incluye toques de queda en cantones que, a criterio de las autoridades, son considerados peligrosos, ha afectado la programación de festejos públicos en los balnearios por la seguridad.

En el caso de Portoviejo y Manta se tuvieron que suspender eventos masivos dirigidos a atraer a los turistas para precautelar la seguridad.

Eso en previsión de que, vistas las persistentes condiciones de inseguridad,  ocurriera algún incidente que pusiera en riesgo la integridad de las personas.

La lógica de las autoridades es correcta; sin embargo, es necesario que exista un equilibrio entre la seguridad y la necesidad de reactivación del sector turístico, todavía afectado por los problemas económicos derivados de sucesivas crisis ocasionadas por eventos como el terremoto, la pandemia, la falta de dinero y, ahora, la inseguridad.

“En próximos feriados, hay que planificar para evitar afectaciones”.

La provincia de Manabí tiene atractivos, no solamente en las playas, sino también en los balnearios de agua dulce, los sitios patrimoniales, la gastronomía, los espacios naturales.

No obstante, lo que más atrae es la línea costera, sobre todo en temporadas como esta.

Es menester que en próximos feriados se planifique adecuadamente, a fin de que las afectaciones tengan el menor impacto sobre sectores que dependen económicamente de la actividad turística.

Editorial de El Diario publicado el lunes 12 de febrero del 2024 en nuestra edición impresa.