“Era una carrera de resistencia, ha sido muy dura, los dos pasos por los dos puertos eran bastante duro, se ha hecho una selección bastante selecta, se podría decir, era esperar el momento y mira ha salido McNulty, he salido a por él, hemos ido los dos, ha habido una colaboración mutua”, relató el campeón ecuatoriano.

Junto a McNulty, Carapaz hizo el último repecho del paso de Kagosaka y la bajada hacia el circuito, en la que fueron ganando diferencia, lo que les dio más moral.

“Llegar a tener 40 segundos nos ha motivado más, te ves con 40 segundos, dos corredores, atrás te están viendo, para mí, llegar aquí con estos 20 segundos, he dado el último giro y lo he podido disfrutar”, rememoró.

El ciclista ecuatoriano dio el último golpe para la victoria a 5,9 kilómetros de la meta, justo antes de entrar en el circuito de velocidad, cuando atacó a su compañero de escapada, el estadounidense McNulty, que no pudo seguir su ritmo.

“A falta de seis kilómetros sabíamos que había un kilómetro y medio que era muy duro, era simplemente más que atacar, continuar. McNulty creo que venía del cuello, simplemente he continuado y he llegado”, explicó Carapaz.

Emocionado, con brillo en los ojos, la medalla de oro al cuello el un ramo de flores en las manos que acaba de recibir en el podio, Richard Carapaz recordó en conversación con EFE los esfuerzos que ha realizado en su carrera ciclista, en la que cuenta con un triunfo en la general del Giro de Italia de 2019, el tercer puesto del Tour de Francia 2021 y el Tour de Suiza 2021.