Cada año es igual. A mediados de noviembre ven salir por última vez el sol que se oculta hasta la tercera semana de enero del año siguiente.

Se trata de los habitantes de Utqiagvik, en Alaska, en donde se puso el sol por última vez en 2023, sumiéndolos en la oscuridad hasta el próximo 23 de enero de 2024.

Es la ciudad más al norte de Estados Unidos, y cuenta con más de 4.000 habitantes quienes deberán acostumbrarse a vivir prácticamente en la oscuridad durante casi dos meses.

Esto debido a un fenómeno conocido como la “noche polar” que se repite cada año por estas fechas.

La desaparición del sol en Utqiagvik tiene una explicación, y se debe a la forma en que la Tierra se inclina sobre su eje, dejando gran parte del Ártico y la Antártida a sus espaldas durante meses.

Es por eso que, cuando los habitantes de esta ciudad vuelvan a ver el sol, habrán pasado más de dos meses.

El lado positivo para los residentes es que ocurre lo contrario durante el verano y Utqiagvik verá la luz del día desde el 11 de mayo hasta el 18 de agosto, lo que le dio el sobrenombre de ‘la tierra del sol de medianoche’.

La desaparición del sol en esta ciudad estadounidense se junta con las temperaturas que no superan los cero grados durante toda la temporada, por lo que la vida en Utqiagvik se dificulta durante varios meses.

No es la única ciudad que sufre el fenómeno de la “noche polar”, pues otros pueblos como Murmansk, la ciudad más grande del Círculo Polar Ártico, o Tromsø en Noruega, también se ven sometidos a varios meses sin luz.