La NASA presentó oficialmente X-59, el podría ser el primer avión supersónico que surca los cielos en más de 20 años.

La nave X-59, apodada ‘hijo del Concorde’, es capaz de volar a 937 millas por hora, más rápido que la velocidad del sonido.

El nuevo medio de transporte mide de 100 pies de largo (30 metros).

El costo del avión es de 247,5 millones de dólares y podría volar de Londres a Nueva York en menos de cuatro horas.

Medios especializados explicaron que este viaje se haría sin emitir un ruidoso “estruendo sónico” como lo hizo el Concorde, el último avión supersónico en volar.

El X-59 ha sido desarrollado por la empresa aeroespacial estadounidense Lockheed Martin

Características del X-59

La parte frontal del X-59 representa casi un tercio de su longitud y rompe las ondas de choque que normalmente resultan en un avión supersónico provocando un estallido sónico.

Debido a la extraña configuración del X-59, la cabina está ubicada casi a la mitad de la longitud del avión y la nave no tiene una ventana orientada hacia adelante.

Además cuenta con una serie de cámaras de alta resolución que alimentan un monitor 4K en la cabina.
Según la NASA, el avión despegará por primera vez a finales de este año, seguido de su primer vuelo supersónico silencioso.

Una vez que la NASA complete las pruebas de vuelo este año, la agencia volará el avión sobre ciudades de Estados Unidos, que aún no han sido seleccionadas.