Una cámara captó el increíble momento en que la decidida Carrie Redhead se levantó de su silla de ruedas y caminó hacia el altar el día de su boda.

La novia, de 27 años, quería llegar al altar caminado cuando hace dos años se puso enferma y perdió la movilidad en las piernas.

A pesar de tener que depender de su silla de ruedas, practicó fisioterapia todos los días antes de la boda y el gran día fue increíblemente capaz de caminar hacia el altar.

Lo hizo con la ayuda de su padre.

“Sabía que quería hacerlo desde el momento en que reservamos la boda, pero no sabía si mi cuerpo me lo permitiría hasta el momento en que me puse de pie en el altar”, dijo.

En 2021 enfermó repentinamente de una enfermedad intestinal que fue empeorando progresivamente, a la vez que, su salud y Carrie quedó paralizada de cintura para abajo.

En los últimos dos años, no ha podido moverse sin su silla de ruedas. Además, todavía tiene que someterse a varias pruebas para averiguar si algún día se recuperará del todo.

Cuando su pareja, Joel Redhead, de 29 años, se arrodilló, ella empezó a preguntarse cómo podría participar en la tradición de pasar por el altar.

Dice que le costó aprender a andar de nuevo, pero que era algo que tenía que hacer no solo por ella, sino por su familia.

La boda

Cuando llegó el gran día, el padre de Carrie estuvo a su lado para ayudarla a hacer realidad su sueño.

“Practiqué mucho antes de la boda, incluso con mi padre, sobre cómo subir y bajar de la silla, quería que fuera lo más elegante posible”, mencionó.

Asegura que “estar de pie fue increíble, pero lo mejor fue anunciar el cambio de nombre de mi hija, no es biológicamente hija de Joel, pero le cambiamos el nombre el día de nuestra boda”.