La adicción al alcohol puede tener consecuencias físicas y mentales, una de ellos, la dependencia. Esto puede suceder también en animales.

Esta problemática no es exclusiva de los seres humanos, aunque suene sorprendente, también puede darse en animales.

Un lamentable caso que confirma este hecho es el de Coco, un perro que fue encontrado alcoholizado en Plympton, Reino Unido.

Al perrito lo rescataron junto a otro can en la misma situación después de que su dueño muriera.

El refugio, Woodside Animal Rescue, acogió a los dos animales.

Según explica un comunicado del centro de animales, los canes llegaron en muy malas condiciones al lugar.

Los encargados les dieron atención médica inmediata, pero el compañero de Coco falleció.

El perrito que sobrevivió fue atendido y diagnosticado, allí se descubrió que tenía todos los síntomas de la abstinencia de alcohol.

Durante cuatro semanas, Coco pasó sedado para aliviar los malestares.

Se desconoce el motivo por el cual los dos perritos llegaron en la condición de alcohólicos.

Coco se repusó de buena manera, a tal punto que ya no necesita medicación y ya tiene comportamientos de un perro normal.

Sin embargo, los profesionales del centro de animales consideran que mentalmente todavía no se encuentra recuperado.

Quienes deseen adoptar al can tendrán que esperar a que los encargados del refugio culminen el proceso de recuperación del animal y que lo declaren sano.