La identificación de los cuerpos de los presos asesinados en el penal Bellavista aún no termina.

El trabajo de Medicina Legal arrancó horas después de reportarse la masacre en la cárcel de Santo Domingo de los Tsáchilas, el lunes por la tarde, pero las tareas se han complicado, pues los cadáveres están desmembrados.

El ministro del Interior, Patricio Carrillo, confirmó que fue en el pabellón de mínima seguridad, donde ocurrió la matanza, que se levantaron 45 piezas humanas.

Tras esta matanza donde doce presos fueron asesinados, la Policía Nacional maneja la hipótesis de que las últimas tres masacres carcelarias en Ecuador estarían relacionadas.

Entre las víctimas está José Gregorio Ramírez Guerrero, alias “Goyo”, quien es punto clave para entender la guerra que está ocurriendo entre las bandas narcocriminales que operan en el país.

Luego de la muerte de ‘Rasquiña’, en 2020, “Los Choneros” se fragmentaron. Por un lado, al mando de alias “Fito” y alias “JR”, quedaron bandas como “Los Gángsters”, “Los Fatales” y “Los Águilas”.

Y por el otro, quedaron “Los Lobos”, “Los Chone Killers” y “Los Tiguerones”, que habían surgido como brazos armados de “Los Choneros”. Como células de “Los Lobos” aparecieron otros grupos como Los R7 y el Cartel La Nueva Escuela, este último era liderado por “Goyo”. Sin embargo, entre la masacre del 9 de mayo y la del 18 de julio de 2022 todo cambió, detalla el medio Primicias.

La reciente masacre habría ocurrido porque los grupos fragmentados de “Los Choneros” se enteraron que “Goyo” habría estado detrás del asesinato de ´”Rasquiña” y del secuestro de la hija de alias ‘Fito’, cabecilla de esta banda delictiva, dese noviembre de 2021. Además, de una supuesta traición de “Goyo” a “Los Lobos”, según inteligencia policial.

Por este motivo, el 15 de julio de 2022 hubo una alerta al interior de la Policía, que finalmente desencadenó la reciente masacre.

“Se genera información donde se mencionaba un ataque de todos los GDO (Grupos de Delincuencia Organizada) a alias ‘Goyo’ producto de que los grupos fragmentados habrían descubierto su participación en el atentado a alias ‘JL’. Así también por la participación en el secuestro de la hija de alias ‘Fito’. Además de la traición a Los Lobos, el 3 de abril en el CPL Turi”, consta en un reporte policial al que Primicias tuvo acceso.

Tras lo ocurrido, la Policía se plantea varias hipótesis de lo que podría pasar en la cárcel.

Entre ellas está que los grupos fragmentados regresen a su banda de origen (“Los Choneros”): Los “Chone Killers”, “Los Tiguerones” y “Los R7”, a excepción de Los Lobos, pues quedaría fuera por supuestamente traicionar a “Rasquiña” y utilizar a “Goyo” para asesinarlo.

Para que esto ocurra estas bandas deberían retomar el control de las cárceles de Santo Domingo y Latacunga. A cargo quedarían Los Águilas y Los Fatales, que tienen mayor presencia en estos penales.

Según la Policía, si esto se concreta “estaríamos entrando a esta nueva fase de reagrupación de “Los Choneros”, encabezados por alias ‘Fito’”.

Por una sublevación

Tras la masacre del 9 de mayo en el penal Bellavista, desde hace dos meses empezó a conformarse una organización delictiva dentro del centro carcelario.

Se llama “Anubis” y estaría integrada, en su mayoría, por venezolanos. Algunos de sus integrantes fueron ajusticiados en menos de tres horas, según versiones extraoficiales.

Sus verdugos serían los miembros de la conocida banda “R7”, por un intento de sublevación la tarde del lunes.

Aunque el nombre de esta agrupación no ha sido confirmado por la Policía, se conoció que sería una fracción de los “R7”.

El día de la masacre, el ministro del Interior, Patricio Carrillo, explicó que una fracción del grupo “R7”, que es un apéndice de los “Chone Killers” había sido alertada de la supuesta formación de otro grupo liderado por alias “Goyo”.

La Nueva Escuela de “Goyo”

José Gregorio Ramírez Guerrero, de nacionalidad venezolana y conocido con el alias de “Goyo”, pagaba una pena de 36 años de cárcel por participar en el asesinato de cuatro personas de una misma familia en la parroquia Los Esteros, en Manta.

El hombre se encontraba detenido en la cárcel Bellavista, de Santo Domingo y fue una de las 12 víctimas de la masacre registrada ayer en ese centro penitenciario.

Su trágica muerte fue grabada por otros reos. En los vídeos que circulan en redes sociales se observa cómo le cortan la cabeza, le sacan el corazón y los intestinos.

“Goyo” fue acusado de liderar una red de sicarios que estaba a merced de algunas organizaciones narcodelictivas.

Él era contratado para ejecutar las muertes bajo extrema violencia, informó la Fiscalía.

Los jueces del Sexto Tribunal de Garantías Penales les aplicaron la máxima pena por acabar con la vida de cuatro personas que estaban reunidas celebrando un cumpleaños, el domingo 13 de junio de 2021.