“Esto es una sinvergüencería”, se dijo María Zambrano, de la ciudadela La California, sobre el denominado consumo estimado de la factura de agua que realiza la empresa Portoaguas.

La ciudadana expresó su malestar porque considera que en el sector hay un desperdicio de agua que se permite por la falta de medidores que hagan que se pague lo realmente consumido.
“Aquí lavan los carros, riegan todo el patio y la calle y solo pagan como 10 dólares”, cuestionó.

Un reclamo similar tiene Eugenio Solórzano, quien vive frente a la calle 26 de Septiembre.
Él cuenta que estuvo de viaje los últimos dos meses y en su vivienda no quedó nadie, sin embargo la factura por más de 20 dólares llegó igual.

“No sé si los fantasmas o quién consumió el agua porque en mi casa no había nadie”, reclamó al señalar que realizará el trámite para pedir urgente la instalación de un medidor. “Yo pago solo lo que consumo y punto”, dijo.

Según información de Portoaguas, de los cerca de 55 mil clientes, un 48 por ciento no tiene medidor y se les cobra por el denominado consumo presuntivo. Esto significa un cálculo basado en una estimación, que por lo general es de 20 metros cúbicos, lo que representa unos 21 dólares, incluso más.

Usuarios que tengan piscina, usos comerciales como embotelladoras, lavadoras u otros, si aún no tienen medidor, pueden generar un gran consumo de agua y pagar valores muy por debajo de lo real, cuestionaron los ciudadanos.