La industria biofarmacéutica ha sido uno de los sectores beneficiados por la inteligencia artificial, específicamente para agilizar el descubrimiento y desarrollo de fármacos y para reducir costes de investigación y porcentaje de fracasos en ensayos clínicos.

Generalmente, el sector farmacéutico colabora con hospitales y empresas tecnológicas. Este fue el caso durante la crisis del Covid-19, donde se utilizaron algoritmos de inteligencia artificial para agilizar la búsqueda de información, la realización de estudios y la simulación de ensayos. 

Estos algoritmos ayudan a identificar los genes que codifican proteínas que se podrían unir a los medicamentos de forma favorable. Esto podría reducir la fase inicial del desarrollo de medicamentos de aproximadamente cinco años a unos meses, destaca un boletín de prensa de la compañía Globant, que ayuda a las organizaciones a reinventarse y desatar todo su potencial.

La Inteligencia Artificial ha jugado un papel fundamental en el desarrollo de las vacunas contra el coronavirus con empresas como AstraZeneca o Janssen incluyendo estos mecanismos en sus procesos. Igualmente, la IA ha facilitado predecir de qué forma puede expandirse la pandemia y los fallos que se podrían haber evitado de cara a futuras situaciones similares. 

El uso del Big Data y de la IA en el sector sanitario es bastante positivo y sus ventajas impactan tanto a las farmacéuticas como a la sociedad. Es por ello que las empresas están empezando a apostar por esta tecnología, según el comunicado de prensa.

Aplicaciones de la Inteligencia artificial:

  • Descubrimiento de fármacos: La inteligencia artificial en el sector biofarmacéutico ha supuesto una revolución en el sector al permitir el acceso a datos biométricos de forma ágil y detectar patrones ocultos.
  • Segmentación de pacientes: Uno de los retos más importantes de un ensayo clínico es realizar una correcta segmentación de los pacientes. Es importante elegir en función de la elegibilidad, idoneidad, motivación y empoderamiento. Estos procesos suelen traer consigo largas demoras que pueden ser resueltas gracias a la IA. El uso de estos mecanismos permite una clasificación de los pacientes más efectiva, de forma que se puedan realizar los tratamientos pertinentes con la mayor brevedad posible, anticipando posibles riesgos y obteniendo resultados más favorables.
  • Predicción de Enfermedades: Es posible automatizar la lectura de historias clínicas o predecir patrones de comportamiento y de esta manera, descubrir cómo reacciona un paciente ante un tratamiento o los motivos de un reingreso hospitalario.
  • Optimización de recursos: Gracias a la inteligencia artificial, los hospitales y centros sanitarios pueden reducir el número de visitas presenciales y sustituirlas por visitas online. La IA permite realizar un seguimiento del paciente independientemente de no acudir presencialmente a una consulta.
  • Visión Artificial: Los radiólogos también se ven beneficiados de estos mecanismos pues la inteligencia artificial permite un diagnóstico más rápido de las imágenes, lo que agiliza el comienzo de los tratamientos.
  • Descubrimiento de compuestos farmacéuticos: La IA no sólo optimiza las primeras fases del proceso de descubrimiento de compuestos farmacéuticos, sino que también aporta beneficios en la optimización de la administración de medicamentos, o en el control de calidad.
  • Reutilización o reposicionamiento de medicamentos: La reutilización de medicamentos es una estrategia que pretende descubrir nuevos usos de medicamentos que ya han sido aprobados. Este es el caso del botox, el cual fue originalmente creado para el tratamiento del estrabismo, pero posteriormente se descubrieron sus beneficios para el tratamiento de migrañas o para eliminar las arrugas. Gracias a la reutilización de medicamentos, se pueden disminuir los riesgos y se agiliza el proceso de desarrollo. Sin embargo, la combinación de ensayos clínicos puede resultar costosa y se necesita tiempo para ser considerada efectiva. En este contexto, la inteligencia artificial tiene la capacidad de generar una hipótesis de manera más rápida y acelerar el ensayo clínico de un fármaco.

Ventajas de la implementación de inteligencia artificial:

  • Reduce el porcentaje de fracasos en ensayos clínicos.
  • Acelera la investigación y búsqueda de nuevos medicamentos mientras disminuye los costes.
  • Identificar terapias innovadoras.

“La industria biofarmacéutica ve en la IA una vía para acelerar el descubrimiento de fármacos, minimizar riesgos y ahorrar en costes de investigación y desarrollo reducir las tasas de fracaso en los ensayos clínicos y finalmente crear mejores medicamentos. Como se puede evidenciar son muchas las ventajas y aplicaciones que se pueden obtener tras la implementación de IA en la industria biofarmacéutica, motivo por el cual cada vez hay más empresas farmacéuticas que se han sumado a la digitalización y han apostado por la inteligencia artificial”, afirmó Diego Escudero, director técnico Globant Ecuador.