Una súper-Tierra ha sido descubierta orbitando en la ‘zona habitable‘ de una estrella enana roja a 137 años luz.

El sistema también podría albergar un segundo planeta del tamaño de la Tierra.

Denominada TOI-715 b, la súper-Tierra es aproximadamente una vez y media más ancho que la Tierra.

Orbita a la distancia de la estrella que podría darle al planeta la temperatura adecuada para que se forme agua líquida en su superficie.

El planeta más pequeño podría ser sólo un poco más grande que la Tierra y también podría habitar justo dentro de la zona habitable.

Este descubrimiento fue posible gracias a los datos del cazador de exoplanetas TESS de la NASA, analizados por científicos dirigidos por Georgina Dransfield de la Universidad de Birmingham que publciaron resultados en la revista Monthly Notices of the Royal Astronomical Society.

Según la NASA, TOI-715 b podría estar haciendo su aparición en el momento justo.

Su estrella madre es una enana roja, más pequeña y más fría que nuestro Sol; Se sabe que varias de estas estrellas albergan pequeños mundos rocosos.

Por el momento, son la mejor apuesta para encontrar planetas habitables.

Estos planetas tienen órbitas mucho más cercanas que los que rodean estrellas como nuestro Sol, pero debido a que las enanas rojas son más pequeñas y más frías, los planetas pueden agruparse más cerca y aún estar seguros dentro de la zona habitable de la estrella.

Las órbitas más estrechas también significan que aquellas que cruzan las caras de sus estrellas (es decir, cuando se ven con nuestros telescopios espaciales) se cruzan con mucha más frecuencia.

¿Un planeta para vivir?

En el caso del planeta b, eso es una vez cada 19 días, un “año” en este extraño mundo. Por lo tanto, estos planetas que cruzan estrellas (“en tránsito”) pueden detectarse más fácilmente y observarse con mayor frecuencia.

El planeta TOI-175 b integra la lista de planetas de la zona habitable que podrían ser examinados más de cerca por el telescopio Webb, tal vez incluso en busca de signos de atmósfera.

Mucho dependerá de otras propiedades del planeta, incluida su masa y si puede clasificarse como un “mundo acuático”, lo que hace que su atmósfera, si está presente, sea más prominente y mucho menos difícil de detectar que la de un planeta más masivo y denso y más seco, probablemente mantendrá su atmósfera de perfil más bajo más cerca de la superficie, añade la NASA en un comunicado.

Si también se confirma el posible segundo planeta del sistema, del tamaño de la Tierra, se convertiría en el planeta más pequeño de la zona habitable descubierto por TESS hasta ahora. El descubrimiento también superó las expectativas iniciales de TESS al encontrar un mundo del tamaño de la Tierra en la zona habitable.