Maquinarias trabajan en el lastrado de dos vías alternas para unir a las provincias de Manabí y Guayas tras el colapso del puente de hormigón ubicado sobre el estero Quimís, en el kilómetro 19.6 de la carretera Montecristi – Jipijapa.

Con estos trabajos se busca reabrir el paso a vehículos y personas sobre esta importante arteria de la red vial estatal, pese a que las labores no han sido culminados, varios carros han podido pasar por los laterales del puente caído y continuar con su ruta.

El objetivo es habilitar dos vías alternas o variantes, en paralelo a la vía principal, mientras se instala un puente provisional o ejecuta un nuevo viaducto por parte del Ministerio de Transporte y Obras Públicas.

Estos carriles para la circulación temporal estarían listos en las próximas horas.

“Este trabajo se ha hecho en tiempo récord… Esperamos que se puedan restablecer las actividades productivas, comerciales y logísticas. No va a ser con normalidad pero es una solución que permite dar movilidad a Jipijapa con Montecristi y Portoviejo, y, por ende, hacia la hermana provincia del Guayas”, explicó el Prefecto.

Vías alternas
Entre las alternativas para la circulación vehicular están vías que han sido reconstruidas y han recibido mantenimiento, como la Río Bravo-Manantiales, que está a nivel de mejoramiento; la Noboa – La Unión – Jipijapa, una vía inclusiva a nivel de carpeta asfáltica que será inaugurada este viernes 15 de octubre; y la vía Colón – Quimís, que está en mantenimiento.
También están las siguientes:
Sucre – Las Anonas – Jipijapa.
Portoviejo – Santa Ana – Ayacucho – La Unión – San Pablo de Pueblo Nuevo – Balzar.
Portoviejo – Santa Ana – Olmedo – Colimes, y
Ruta Spondylus.