Conforme avanza la tecnología, la generación de contenidos y otros trabajos que se realizan a través de programas de Inteligencia Artificial (IA), se convierte en una verdadera revolución.

Revolución que, no obstante, requiere algún tipo de control para evitar conflictos como los de derechos de autor u otros.

La Inteligencia Artificial está en pleno desarrollo. Empresas y medios de comunicación han incursionado en ella con resultados sorprendentes.

Recientemente un numeroso grupo de expertos del mundo ha solicitado una moratoria para el desarrollo de la IA, por el peligro que representaría el descontrol para campos hasta ahora exclusivamente humanos.

“La verdad es que, una vez iniciado el desarrollo de las IA, se muestra imparable”.

La verdad es que, una vez iniciado el camino, se muestra imparable. Lo que se debería hacer es consensuar acciones básicas de control, como el obligatorio registro de los usuarios, el monitoreo del uso de los modelos y de su acceso.

Por parte de quienes lo usan, deberían elaborarse manuales para un manejo ético y responsable, pues muchos de los resultados aún no son ciertos.

La IA se avizora como una serie de procesos que influirán en el mundo a futuro.

Por ello, cuando está en pleno desarrollo, es necesario establecer formas de control para que su uso sea positivo y ético.

Editorial de El Diario publicado el domingo 9 de abril del 2023 en nuestra edición impresa.