Está por entrar en vigencia, por el ministerio de la ley, el proyecto de ley tributaria del Gobierno, que carga más impuestos a los ciudadanos y deja de lado la necesaria reducción del tamaño del Estado, que fue una propuesta de campaña de Guillermo Lasso.

Las fuerzas políticas representadas en la Asamblea Nacional dejaron que el proyecto pasara sin que fuera aprobado, negado ni archivado, lo que permite la posibilidad de que la propuesta oficial se inscriba sin modificaciones en el Registro Oficial.

Si lo ocurrido en el Parlamento respondió a una estrategia o a un pacto político, deberían decirlo claramente para que los ciudadanos identifiquen a las fuerzas políticas interesadas en proponer más impuestos.

“Hace falta un ejercicio de sinceramiento de los legisladores por respeto a los ciudadanos”.

Después de lo ocurrido la noche del viernes en la Asamblea, todos, excepto el oficialismo, deslindan responsabilidad en lo que pasó con el proyecto tributario. Hace falta, por tanto, un ejercicio de sinceramiento por respeto a los ciudadanos.

No se puede seguir cargando más impuestos a los contribuyentes. En Ecuador, un grupo reducido, casi el 25 por ciento de las empresas y personas naturales, paga impuestos a la renta, al patrimonio, entre otros, que son los que sostienen al Estado.

Aumentar la carga impositiva es quitarle más dinero a la gente para gastarlo en un Estado obeso, sobredimensionado e ineficiente. 

Editorial de El Diario publicado este domingo 28 de noviembre del 2021 en nuestra edición impresa.