Ha pasado mucho tiempo. Ya es tiempo que Manabí tome la totalidad de las competencias de todas sus carreteras y ejes viales.

Es correcta la iniciativa del prefecto Leonardo Orlando de implementar un sistema de peajes en vías internas de la provincia.

La idea del prefecto es que al asumir las competencias viales, las vías sean autosostenibles y con ello garantizar su adecuado mantenimiento.

En Manabí es frecuente que se inauguren vías y abandonarlas, sin un cronograma de mantenimiento ni revisiones periódicas para valorar su estado.

A más de las vías internas, el prefecto ha solicitado al Estado central que le entregue tramos de la vialidad estatal.

La idea es que estas sean administradas por medio del cobro de peajes.

El prefecto y la corporación provincial deben dar este paso, con seguridad.

“Se debe aplicar una compensación a los ciudadanos que ahora tendrán que pagar peajes”.

Es más, deberían solicitar la competencia para manejar la totalidad de las vías, con la respectiva parte del presupuesto que estas arterias tengan por parte del ministerio.

Al mismo tiempo, es necesario que las autoridades se pongan en el lugar de los ciudadanos que ya vienen pagando impuestos generales. A ellos se sumarán los peajes para el mantenimiento vial que representarán un egreso adicional.

Por ello, debería aplicar una compensación para los ciudadanos, con la eliminación de algún tributo como, por ejemplo, el impuesto al rodaje que se paga con la matriculación de los vehículos.

De otra forma, no tendría sentido aumentar un cobro por un servicio que hasta ahora ha estado en manos del Estado.

Editorial de El Diario publicado el domingo 28 de enero del 2024 en nuestra edición impresa.