El Papa Francisco rezó este domingo el Ángelus desde la capilla de su residencia de la Casa Santa Marta porque, como ha señalado, padece “una inflamación pulmonar” consecuencia de un ligero estado gripal.

“Hoy no puedo mirar por la ventana para ver el Ángelus porque tengo este problema de inflamación pulmonar. La reflexión será leída por Monseñor Braida que los conoce bien porque es quien los hace y siempre los hace tan bien. Muchas gracias por su presencia”, ha comentado el Papa.

Al Papa se le ha podido ver sobre su mano una vía para facilitar la medicación que se le está suministrando y durante la lectura del Ángelus se le ha escuchado toser en alguna ocasión. “Buen domingo y no dejéis de rezar por mi”, ha pedido Francisco antes de despedirse.

El Papa Francisco se sometió este sábado a una tomografía computarizada (TAC) en el hospital Gemelli Isola de Roma, para descartar el riesgo de complicaciones pulmonares. La prueba dio resultado negativo y el Papa regresó a su residencia.

El pasado 6 de noviembre el Papa afirmó en un encuentro con rabinos europeos que no estaba bien de salud, motivo por el que no leyó el discurso que tenía previsto para la mencionada cita, si bien mantuvo los actos previstos en su agenda para esa jornada.

La oración del Ángelus se ha retransmitido en directo por la televisión y en las pantallas presentes en la plaza de San Pedro.