Tres personas fueron detenidas por la Policía Nacional por estar presuntamente involucradas en la masacre perpetrada en Esmeraldas.

Uno de los detenidos, conocido con el sobrenombre de “Coco”, es integrante de la banda criminal Los Tiguerones, según precisó el presidente de Ecuador, Guillermo Lasso.

“Se presume que estuvo involucrado en el atentado de ayer en Esmeraldas. Nos ha dado información sobre los demás. La búsqueda sigue”, dijo Lasso.

Mientras, el ministro del Interior, Juan Zapata, explicó que se han realizado más de 75 allanamientos en la zona de Esmeraldas y que se logró ubicar una de las embarcaciones en las que el grupo armado irrumpió en el puerto.

“Está absolutamente claro quiénes son. Sabemos quiénes operaron las armas cortas y las armas largas. La Policía y las Fuerzas Armadas no vamos a descansar hasta que estén detenidos y paguen frente a la Justicia”, añadió.

Zapata reiteró que se mantiene la hipótesis de que la masacre ocurrió por la disputa de dos bandas de crimen organizado sobre el control de territorios de la zona de Esmeraldas.

“También había un objetivo claro de intimidar a una persona, que no consiguieron, y empezaron a disparar a mansalva”, dijo el ministro.

El titular de la cartera de Interior atribuyó también esta acción al combate contra las drogas que se realiza en esta zona, que forma parte de la ruta de la cocaína que se exporta al extranjero a través de diversos puertos ecuatorianos, como el de Guayaquil.

Zapata aseguró que las autoridades tienen “absolutamente claro quiénes son los responsables materiales e intelectuales de este acto terrorista”.

En ese sentido, precisó que en Esmeraldas se han decomisado más de 4 toneladas de drogas desde el inicio de 2023, de las que 1,2 toneladas se incautaron en las últimas tres semanas.

La masacre

La masacre ocurrió sobre las 9h00 del martes, cuando alrededor de 30 personas fuertemente armadas irrumpieron en el puerto de pescadores tanto en vehículos como en embarcaciones y comenzaron a disparar indiscriminadamente a las personas que encontraban a su paso.

En el momento del ataque había en el lugar entre 1.500 y 2.000 personas, de acuerdo a datos del Ministerio del Interior, y algunos se lanzaron al agua para huir del escena, pero igualmente fueron alcanzados por las balas.

En total se hallaron más de 200 cartuchos de balas de 9 y 223 milímetros.

El tiroteo se dio en un momento en que resuenan a diario los casos de asesinato, asaltos y extorsiones en varias ciudades del país, agobiado desde hace un par de años con una oleada de inseguridad y la aparición de bandas de delincuentes, que han rebasado incluso el control de las fuerzas del orden. EFE