El policía ecuatoriano Santiago Olmedo fue sentenciado este miércoles a tres años y cuatro meses de prisión por matar a dos delincuentes en medio de un robo armado en la ciudad de Riobamba, en la sierra andina, por un delito de extralimitación en el uso de la fuerza.

Hugo Espín Tobar, abogado del policía, aseguró que apelarán la sentencia pues, a su juicio, se “debió ratificar la inocencia”, dado que el agente público actuó en defensa de terceros y de sí mismo.

Olmedo seguirá en cumplimiento de sus funciones mientras no exista una sentencia ejecutoriada.

Los hechos ocurrieron el pasado 11 junio cuando el policía acudió a la escena de un asalto en la ciudad de Riobamba, unos 150 kilómetros al sur de Quito, mientras dos delincuentes armados intentaban agredir a un menor.

El agente mató a los dos involucrados, por lo que fue acusado de extralimitación en el uso de la fuerza.

Ante los medios, Olmedo declaró hoy que se siente “preocupado” pero “convencido de que actuamos bien” y que el procedimiento fue “correcto” de tal suerte que el menor de edad al que defendió de un asalto en junio hoy está vivo y “camina con total libertad”.

La pena que le fue aplicada es reducida, teniendo en cuenta que podría haber alcanzado entre 10 y 13 años de cárcel.

Sin embargo, su abogado dijo que los jueces determinaron que no existen agravantes y consideraron “cómo se dieron los hechos”, según el abogado, al tener en cuenta que estaba en juego la vida de un menor.

“Los buenos somos más y vamos a seguir trabajando por el bienestar de la comunidad”, enfatizó Olmedo al finalizar la diligencia en la capital ecuatoriana.

En su comparecencia ante los medios de comunicación calificó la sentencia de injusta, pero aclaró que no es “la guerra final” sino simplemente “una batalla” que seguirá luchando.

En octubre, en medio de una espiral de violencia callejera y en las prisiones, el presidente Guillermo Lasso mostró su apoyo a los funcionarios policiales en sus labores de patrullaje y seguridad ciudadana.

“Háganlo con la certeza de que el Presidente de la República y el Gobierno los respalda. No los va a dejar solos”, declaró en el regimiento Quito.

El mandatario aprovechó para anunciar que se haría cargo de la defensa de los policías “injustamente acusados por el cumplimiento de su deber” y que emitiría indultos para los funcionarios sentenciados de manera injusta.

Olmedo dijo en días previos a los medios nacionales que el presidente ecuatoriano le habría manifestado su “total apoyo”, aunque creía también en la independencia de los poderes. EFE