Tras la jornada electoral de ayer, el país ya tiene una decisión tomada. Solo es cuestión de respetar los días para que se oficialicen los resultados de la votación y, de acuerdo con eso, se establezca si habrá o no una segunda vuelta.

Todo régimen democrático se caracteriza por respetar el pluralismo, la competencia político-electoral, el principio de mayoría, entre otros aspectos.

La sociedad debe defender estos derechos que garantizan una participación justa en el escogimiento de los representantes de la ciudadanía en los poderes públicos.

“Hay que devolverle al país la seguridad económica, productiva y jurídica”

Las autoridades electorales tienen la responsabilidad de llevar un escrutinio transparente y justo, alejado de las siempre presentes posibilidades de fraude y de otros riesgos que pudieran alterar el pronunciamiento mayoritario de la ciudadanía.

El próximo gobernante, de un régimen transitorio, tiene en sus manos la compleja tarea de establecer las bases para devolverle al país la seguridad económica, productiva y jurídica para fortalecer al Estado y dinamizar la economía.

Que la fiesta democrática que vivieron ayer los ciudadanos ecuatorianos y los extranjeros residentes sirva para escoger gobernantes que trabajen a brazo partido por levantar al país, a pesar del poco lapso que permanecerán en funciones.

Editorial de El Diario publicado este lunes 21 de agosto del 2023 en nuestra edición impresa.