Las últimas palabras de Sebastián Piñera fueron: “Salten ustedes primero, si salto con ustedes, el helicóptero se nos cae encima”.

Luego de eso el helicóptero que Piñera pilotaba cayó sobre un lago en Chile.

Así lo confirmó su hermana Magdalena Piñera, quien viajaba con él, en la aeronave, en el momento del percance.

El accidente de helicóptero en el que murió Sebastián Piñera, presidente de Chile entre 2010 y 2018, ha conmocionado al mundo.

Según datos de la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC), el aparato sufrió problemas mecánicos tras despegar.

El helicóptero, un Robinson R66 de propiedad de Piñera y que pilotaba él mismo, se desplomó sobre el Lago Ranco al sur de Chile.

Al percatarse de la situación, el exmandatario chileno solicitó a sus tres acompañantes que saltaran al lago para salvar sus vidas.

A él lo acompañaban su hermana Magdalena Piñera, el empresario Ignacio Guerrero y su hijo Bautista.

“Salten ustedes primero, porque, si salto yo con ustedes, el helicóptero nos caerá encima a todos”, dijo Magdalena Piñera.

Según la versión del organismo aéreo, Piñera decidió descender a una altura óptima para que los ocupantes pudieran saltar sin problemas.

Sin embargo, las intensas lluvias y la posibilidad de que una ventana quedara semiabierta, hicieron que los cristales se empañaran y el expresidente perdiera el control de la nave.

Sin tiempo para desabrocharse el cinturón de seguridad, el aparato se sumergió bajo el agua, provocando el fatal desenlace, tal y como revela el canal T13.

Tras el trágico accidente, su hermana Magdalena rompió su silencio y aseguró ante los medios de comunicación que “era un gran hombre, generoso y muy valiente”.

Los hermanos Piñera, junto a Guerrero y su hijo, habían estado comiendo en la casa del matrimonio formado por el empresario José Cox, amigo de Piñera.