El grupo islamista Hamas dio inicio a un sorpresivo ataque por múltiples frentes contra Israel descargando cientos de misiles.

El lanzamiento de cohetes y la incursión de combatientes armados en comunidades linderas a la Franja de Gaza ha causado más de 80 muertos y cerca de 740 heridos.

Dicha información fue confirmada por los cuerpos de rescate israelíes.

Milicianos palestinos que entraron a Israel también capturaron a unas 50 personas, según fuentes palestinas.

La ofensiva, que la organización ha denominado ‘Inundación de Al-Aqsa’, tomó desprevenidos a los israelíes en medio del sabbat (el día de descanso).

El ataque ocurrió durante la celebración judía de Simjat Torá.

En respuesta, las Fuerzas Armadas israelíes anunciaron el “estado de preparación para la guerra”.

El Gobierno de Israel declaró la emergencia en un área de 80 kilómetros alrededor de Gaza y han lanzado la operación ‘Espadas de Hierro’.

Esta operación empezó con bombardeos y ataques de aviones de guerra en la Franja y el llamado a miles de reservistas militares.

Las autoridades palestinas cifran en 198 los muertos y en alrededor de 1.610 los heridos en los ataques israelíes.

La comunidad internacional ha condenado el ataque inicial de Hamas.

La ONU ha llamado al cese de la violencia, mientras que la Unión Europea ha instado a la liberación de los israelíes que han sido tomados como rehenes.

Desde EE.UU. se han reiterado los mensajes de apoyo a Israel y la Casa Blanca se asegurará de que tiene “lo que necesita” para defender a sus civiles de “la violencia indiscriminada y el terrorismo”.

Los intensos e ininterrumpidos disparos de proyectiles desde Gaza comenzaron alrededor de las 6h30 de este sábado 7 de octubre del 2023.

Estos ataques hicieron saltar las alarmas antiaéreas no solo en el sur israelí vecino a Gaza, sino también en grandes centros urbanos como Tel Aviv.

Hamas asegura haber lanzado más de 5 mil cohetes antes del mediodía, algo que el portavoz del Ejército israelí, Daniel Hagari, cifra en más de 2.500.

Por otra parte, medios palestinos han reportado el secuestro de israelíes (en algunos casos, cuerpos de soldados).