Arabia Saudí se ha retirado de la carrera por ser sede del Mundial de fútbol masculino en 2030 y lo anunció a sus socios de la candidatura conjunta, Grecia y Egipto.

Esto por considerar que la candidatura de España, Portugal y Marruecos era más fuerte y había “presión” a favor de la candidatura ibérica-marroquí.

Saudíes, griegos y egipcios no optarán al Mundial 2030 y, a falta de que puedan centrar sus esfuerzos para la cita de 2034, allanan el camino para que la candidatura española, junto a lusos y marroquíes, pueda tener éxito.

De momento, el único rival sería la co-candidatura sudamericana de Uruguay, Argentina, Chile y Paraguay.

Según anunciaron los dirigentes del fútbol saudí, el país se retira de la lucha y de la candidatura para coorganizar con Egipto y Grecia el Mundial 2030 porque consideran que esa fecha es “el año de Europa”.

“Se ejerció una presión muy grande para que España y Portugal se hicieran cargo de la organización”, argumentaron los saudíes tras retirarse, informando a Grecia y Egipto al respecto el ministro de Relaciones Exteriores de Arabia Saudí, el príncipe Faisal Bin Farhan.

Arabia Saudí, que iba a sufragar buena parte de las obras de infraestructuras a sus socios de aventura, se retira de esta lucha por el Mundial 2030, de aquí a 7 años, pese a que está reforzando y mucho su Liga y algunos de sus clubes con la llegada de Cristiano Ronaldo, Karim Benzema o Ngolo Kanté.