Kadith Ch., una chica que tenía 16 años y murió en un ataque a bala la madrugada del domingo.

La adolescente falleció a las tres de la madrugada en el hospital del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS), a donde había sido trasladada después de recibir varios impactos de bala.

Kadith viajaba como pasajera en la parte trasera de un taxi, por el barrio Ursa, cerca de la gasolinera La Pochita, cuando atacaron a bala al vehículo.

La escasa información obtenida hasta ayer señala que el ataque se habría generado contra el chofer que conducía el vehículo, quien también resultó herido y permanece en una casa de salud con pronóstico reservado.

No se pronunciaron

Los familiares de la adolescente decidieron no pronunciarse sobre su muerte.

Tras la confirmación de la muerte de la adolescente, un equipo de la Policía de Criminalística se trasladó a la casa de salud y al lugar donde se dio el ataque a balas, para efectuar el levantamiento del cadáver y de evidencias.

El cadáver fue llevado hasta la morgue en la ciudadela Urbirríos, donde se le practicó la autopsia de ley.
Pasadas las 11h00 de ayer, los familiares retiraron el cadáver y lo trasladaron hacia la funeraria Parques del Recuerdo, donde se efectuará la velación y se coordinará la hora del sepelio.

La Policía no emitió ningún comunicado a pesar de la solicitud de información de los hechos.

Ataques a taxistas

El sábado por la tarde asesinaron en el barrio Santa Ana al taxista Roberto Lino Yoza.

os sicarios se acercaron y le dispararon a quemarropa cuando la víctima manejaba su carro.

La tarde del 18 de noviembre fue asesinado Carlos Álava, quien era presidente de la cooperativa de taxis Tarqui 3, de la ciudad de Manta. El asesinato del dirigente se registró pasadas las 15h30, en un sector del barrio San Agustín.

No hay ningún detenido por estos crímenes.

 Sobre el taxista que resultó herido no se conoce la identidad. Sólo se dio a conocer que fue trasladado a una casa de salud.

La chica muerta es velada en una funeraria, donde se coordina el sepelio. Este es el año más violento en la historia del distrito policial que comprende a Manta, Montecristi y Jaramijó.