El fallo judicial que dispone el reintegro de Medardo Mora a las funciones de rector de la Universidad Laica Eloy Alfaro de Manabí debe sentar un precedente de respeto a la autonomía universitaria.

En abril del año 2015, el Consejo de Educación Superior decidió que Mora había concluido el período por el que fue electo, por lo que ordenó al Consejo Universitario que organizara la elección de las nuevas autoridades.

Cinco años más tarde, el Tribunal de lo Contencioso y Administrativo falló a favor en contra de esa resolución del CES, que se tomó desconociendo los procedimientos propios de cada universidad y dispuso el reintegro del rector por los tres meses que faltaban para que terminara su período.

“Un precedente de respeto a la autonomía universitaria y de no injerencia política”.

Este episodio, que ha tomado sus años, es icónico en la universidad ecuatoriana, sienta jurisprudencia y debe marcar un precedente de respeto a la autonomía universitaria y de no injerencia política.

Ahora, la resolución judicial reconoce que hubo un atropello a la universidad y, al mismo tiempo, pone en conflicto la autoridad de un centro de estudios superiores tan importante para la provincia.

Editorial de El Diario publicado este martes 12 de octubre del 2021 en nuestra edición impresa.