La participante de MasterChef, Narcisa de Ruales, protagonizó uno de los momentos más emotivos en el capítulo de anoche del reality de cocina.

Y es que ‘Nachita’, como es conocida la concursante de la edición ‘celebrity’ del programa, recordó en medio de lágrimas a su fallecido hijo Efraín Ruales.

El reto de eliminación consiste en preparar algún platillo inspirado en un recuerdo que le haya cambiado la vida.

Así que ella preparó un locro de papas que dedicó al reconocido presentador e influencer.

 “Lo que cambió mi vida definitivamente fue la ausencia de mi hijo, yo le pedí al Señor que me ayude, porque es un hoyo en el que uno se sumerge (…) pero tenemos que salir adelante por los que están presentes, porque la vida se va en cualquier momento y lo importante es dejar buenas huellas”, dijo la participante.

Ante estas palabras, los demás participantes de MasterChef no pudieron contener las lágrimas.

Incluso, la presentadora, Érika Vélez, dejó rodar lágrimas ya que entre ella y Efraín existía una estrecha relación de amistad.

Los jurados halagaron la preparación del plato.

“Es de admirar que usted esté acá”, dijo Jorge Rausch, quien reconoció que su plato estaba “delicioso”.

“La partida de mi hijo no la voy a superar”, expresó Nachita.