El precio del petróleo intermedio de Texas (WTI) abrió este jueves con un alza del 0,87 % y se situaba en 81,14 dólares, impulsado por las expectativas respecto a las reservas de combustible en Estados Unidos.

A las 9.05 hora local (13.05 GMT) en la Bolsa Mercantil de Nueva York (Nymex), los contratos futuros del WTI para entrega en noviembre sumaban 0,70 dólares con respecto al cierre anterior.

El petróleo de referencia estadounidense se recuperaba de sus pérdidas recientes animado por unos datos inesperados del Instituto Americano de Petróleo, la patronal del sector, sobre los inventarios de gasolina y productos destilados en el país.

Ese grupo estimó un descenso de 4,6 millones de barriles de gasolina y 2,7 millones de barriles de destilados, muy superior a lo que esperan los expertos, si bien en las reservas de crudo calcula un aumento de 5,2 millones de barriles.

Esta tarde publicará los datos oficiales la Administración de Información Energética de EE.UU.

Los inversores reaccionaban también al informe publicado por la Agencia Internacional de Energía en el que la entidad estima que la demanda mundial de crudo alcanzará en 2022 los 99,5 millones de barriles diarios, por encima de los niveles precovid-19.

La AIE prevé un “fuerte” aumento de la producción a partir de este octubre, impulsado por la recuperación en EE.UU. tras Ida, el final de las operaciones de mantenimiento en otros países y el repunte en la OPEP+, incluso si esta alianza sigue por debajo de sus niveles habituales de extracción.

La OPEP, que mantiene limitada su oferta de petróleo en medio de la escalada de los precios de la energía, corrigió el miércoles levemente al alza la cantidad de crudo que cree que el mundo requerirá de sus 13 países miembros este año y el próximo.