El intento de quemar la casa de su abuela puso al descubierto los abusos sexuales de los que era víctima una niña de 12 años de edad.

Según informaron los medios, todo ocurrió en el sector San Carlos, en Balao (Guayas).

Tras el intento de incendiar la casa, una de las tías de la menor se puso a hablar con ella sobre lo ocurrido y conoció que la niña había sido sometida a constantes abusos sexuales, por lo que la llevó a la Fiscalía para que contara lo que le pasaba y se asentara la denuncia contra los culpables.

La menor relató que luego de que su madre se separara de su padre, se la llevaron a vivir donde su abuela.

Allí, según dijo la niña, el esposo de la señora abusó de ella durante algunos meses, por lo que decidió escapar de esa casa.

La menor fue acogida en la vivienda de una amiga, pero allí también fue víctima de violaciones.

La niña escapó de nuevo y fue a dar donde una madrina, sin embargo, un menor de 13 años también la violó