Cerca de 400 personas de Santo Domingo que reciben tratamiento de diálisis han sido notificadas de que su atención médica será en Manabí.

El inconveniente se da tras el cierre del convenio que tenía el IESS con las clínicas que ofrecen tratamientos renales en tierra tsáchila.

La notificación la recibieron vía quipus el jueves pasado, y hasta hoy tienen plazo para enviar a la coordinación zonal el listado con los pacientes, para proceder a la emisión de nuevos códigos.

Con este proceso, las diálisis únicamente podrán efectuarse en Manabí.

Ante esta situación, los afectados con el cambio acudieron hasta la Defensoría del Pueblo para solicitar intervención de las autoridades en la problemática.

Esperan que con la gestión no se dé paso al traslado de pacientes.