Según la normativa, cada vez que en Portoviejo se tala un árbol se debe cumplir con una compensación ambiental.

Para Cecilia Cárdenas, gerente de Portoparques, esto significa que se deben sembrar 10 árboles por cada especie cortada.

La funcionaria indicó que esto fue lo que sucedió tras la tala de un árbol, realizada días atrás, en el sector del puente Puerto Real, por la calle 26 de Septiembre.

Cárdenas señaló que, en este caso, la solicitud de tala llegó por parte del consejo barrial de La Dolorosa.

Agregó que cada vez que llega una solicitud, se busca la manera de evitar el corte, pero que “en este caso el árbol estaba enfermo”.

Se informó que en el caso de la 26 de Septiembre, de las 10 especies sembradas, cuatro se ubicaron por el puente.
El que autoriza la tala urbana es el GAD, según acuerdo ministerial 018. Se agregó que si un ciudadano por accidente tumba un árbol, debe donar 10 a Portoparques para que los siembre como compensación ambiental.