Mercedes Vélez, ayer (22 de marzo) a las 12h00 intentaba  llenar el tanque que tiene en su patio, pero no lo logró. Apenas  llenó un tacho.

El caudal se debilita porque es aprovechado por los  sectores que están cerca del centro de San Juan, explicó.
También Eduardo Alonso e Isabel Lucas, vecinos del lugar, reclaman  una solución a la escasez de agua.
Lucas dijo que ellos son familias pobres que no tienen  disponibles  15 y 30 dólares para llenar sus aljibes.
Eduardo Alonso cree que la Empresa Pública Aguas de Manta (EPAM) debe ayudarlos con una conexión directa al sector Valle Claro, para de esta manera  abastecer los días que les toca recibir el agua.
Mientras tanto piden que la EPAM les lleve agua en tanqueros.