Es oportuno el apoyo que el Presidente de la República, Guillermo Lasso, ha expresado a los miembros de la Policía Nacional frente a las consecuencias que deriven de su trabajo.

Mientras los ataques de la delincuencia avanzan en forma descontrolada, las fuerzas del orden se sienten limitadas pues deben medir el alcance de sus acciones, en vista del riesgo permanente de enfrentar demandas penales y encarcelamiento por defender a la sociedad.

Sin embargo, el apoyo del Gobierno debe ir más allá. Los uniformados deben tener mejores herramientas de trabajo como armas, vehículos y logística. Hay que incrementar el número de policías para que la comunidad se sienta más protegida.

“Los uniformados deben tener mejores herramientas de trabajo como armas, vehículos y logística”.

Además, se debe reformar las leyes si se quiere dar garantías al trabajo de la Policía.
En contraparte, el apoyo gubernamental no tiene por qué significar protección en caso de que se den excesos. Si los hay, tienen que ser castigados, pero en un proceso justo y transparente.

La sociedad reclama un trabajo más eficiente de sus fuerzas de seguridad pública, por tanto, es necesario que se apoye su trabajo para que no se vea limitada ante los ataques frecuentes y cada vez más complejos de la delincuencia. En buena hora, el Gobierno ha anunciado su apoyo a la Policía. Habrá que evaluar, después, los resultados.

Editorial de El Diario publicado este viernes 3 de diciembre del 2021 en nuestra edición impresa.