Las políticas de control sanitario, originadas por la pandemia del coronavirus, conservan rasgos de incongruencia que deben ser revisados por las autoridades.El Comité de Operaciones de Emergencia, tanto en el ámbito nacional como en lo local, tiene políticas disímiles.

Por ejemplo, en algunos cantones se mantiene el control de la circulación de personas y vehículos a partir de las 00h00, en tanto que en otros esta disposición ya no se cumple.

“Es necesario que las políticas de control guarden coherencia”.

Se permite el funcionamiento del transporte público con un aforo del 100 por ciento -e incluso más, porque hay unidades que llevan pasajeros de pie- pese a que se trata de vehículos cerrados y con poco espacio; pero en algunos tipos de establecimiento como bares y restaurantes, de los cuales funcionan en terrazas y espacios abiertos, se mantienen ocupaciones de hasta el 75 %.

Recién se están haciendo planes progresivos para el retorno del público a los escenarios deportivos, pese a que se trata de lugares abiertos, en especial los estadios de fútbol.

Es cierto que la realidad no es la misma en todas partes, pero es necesario que las medidas guarden coherencia. Al mismo tiempo, hay que hacer hincapié en que se sigan guardando las medidas sanitarias en forma obligatoria.

Editorial de El Diario publicado este lunes 11 de octubre del 2021 en nuestra edición impresa.