El presidente de Corea del Sur, Moon Jae In, ha planteado al primer ministro, Kim Boo Kyum, “considerar prudentemente” la posibilidad de prohibir el consumo de carne de perro, una práctica tradicional con cada vez menor arraigo social.

La mayoría de los surcoreanos no ha comido jamás carne de perro y la demanda ha caído bruscamente en los últimos años. Así, los principales mercados de carne de perro han cerrado en los últimos años, pero se estima que un millón de perros son sacrificados cada año para consumir su carne.

Es la primera vez que Moon, amante declarado de los perros, plantea la posibilidad de una prohibición. La idea surgió durante el debate sobre las nuevas medidas para proteger a los animales abandonados, según recoge la cadena británica BBC.

Una encuesta realizada en 2020 por Nielsen para la Sociedad Internacional Humana reveló que el 84 por ciento de los surcoreanos nunca ha probado la carne de perro o asegura que no quiere consumirla. El 59 por ciento apoyaría prohibir su consumo.

Existe ya una ley que prohíbe el sacrificio cruel de perros y gatos, pero no menciona nada sobre su consumo.

“Cada vez más surcoreanos consideran el consumo de carne de perro un abuso contra los animales más que una tradición”, ha afirmado desde la ONG Defensa de los Derechos de los Animales de Corea Jeon Jin Kyung, según recoge el periódico ‘Korea Times’.

La cuestión podría tener su protagonismo en la campaña para las elecciones presidenciales del año próximo, en la que varios candidatos han defendido ya la prohibición.