El argentino Sergio ‘Kun’ Agüero llega por fin al Barcelona en un fichaje que durante años pareció condenado a producirse, aunque se viste de azulgrana a punto de cumplir 33 años, con una rodilla maltrecha y con solo seis tantos anotados en la campaña que acaba de cerrarse.

El delantero ya estuvo en las quinielas para recalar en el Barça cuando salió del Atlético de Madrid, en el verano de 2011, pero el entonces imbatible equipo de Pep Guardiola se quedó con el chileno Alexis Sánchez en vez de con el argentino.

Agüero cambió entonces Madrid por Manchester y no se equivocó, ya que se convirtió en una leyenda del City en la década que pasó en el club inglés. Conquistó de azul celeste 15 títulos, entre ellos cinco de la Premier League, y marcó 260 goles que le hacen ser el máximo artillero en la historia del club.

Su instinto depredador, su estilo con balón y su afinidad personal con Messi le hicieron siempre un gran candidato para recalar en el Barcelona, una incorporación que ha llegado quizás demasiado tarde.

Pese a los títulos y los goles en el Manchester City, Agüero aterriza en el Camp Nou en el peor momento de su carrera, como es presumible en un jugador que está a dos días de celebrar su cumpleaños número 33 y que acumula tantos partidos en las piernas.

Su rodilla izquierda, operada en junio de 2020 y que solo le ha permitido jugar 20 partidos esta temporada, preocupa al Barcelona, que este lunes sometió al jugador a una exhaustiva revisión médica antes de anunciar su incorporación.

Los médicos del club azulgrana no se han opuesto al fichaje que, de salir bien, podría paliar la falta de un ‘9’ y, de paso, ayudar a convencer a Leo Messi de quedarse en Barcelona, toda vez su contrato finaliza el 30 de junio y su continuidad todavía no está asegurada.

Además, la oportunidad de mercado era evidente, ya que el argentino se incorporará como agente libre al Barça el 1 de julio, cuando acabe su contrato con el City, evitando el coste de un traspaso a las hundidas arcas de la entidad azulgrana.

La dupla Agüero-Messi, sin embargo, se reencontrará mucho antes en la selección de Argentina, primero en dos partidos de clasificación para el Mundial de 2022 y posteriormente en la disputa de la Copa América, que se jugará en Brasil tras la renuncia a organizarla de Colombia y Argentina.

Los dos atacantes del Barcelona nunca han podido conseguir un título absoluto defendiendo los colores de su selección, aunque en 2008, hace ya 13 años, se hicieron con el oro olímpico en los Juegos de Pekín.

Agüero, con todos sus condicionantes y casi 380 goles como profesional, es el primer fichaje cerrado por Joan Laporta en su nueva era como presidente del club catalán, en la que anunció un cambio de ciclo desde este mismo mercado de traspasos.

El primer movimiento de esa renovación ha consistido en incorporar a un jugador un año menor que el defenestrado Luis Suárez, pero que puede ayudar a mantener en el barco al timonel, Leo Messi, y a dotar de goles y de capacidad competitiva a un ataque carente de eficacia.