Cada mañana el poné sale a recoger las hojas para preparar una infusión, rica en cafeína, que comparte con su familia.

Flabio tiene un ritual para tomar la infusión. Primero se calma, respira, hace un recuento de todo lo que ha hecho durante el día y luego la ingiere. “Es energizante”, afirma.
Damián Gárate, un joven cuencano que ha recorrido el mundo, señala que para los quichuas la guayusa es sagrada. “La toman por la madrugada junto a la familia mientras se cuentan los sueños que han tenido en la noche y los interpretan. De esta forma intentan mantener sus memorias”, explica.
Él junto a Diego Espinoza ha dado a conocer los beneficios de la planta.
 
LEA MÁS EN NUESTRA EDICIÓN IMPRESA >>>