En 39 escuelas fiscales de las provincias de Santo Domingo de los Tsáchilas y Manabí se ha implementado el retorno progresivo a clases, es decir, los alumnos acuden de manera semipresencial a las aulas para seguir con el curso escolar.

En total son 870 estudiantes que se suman a los demás que aún aprenden desde casa.
La tarea de impartir enseñanza no ha sido sencilla, mucho más tomando en cuenta que en la Zona 4, que comprende a ambas provincias, hacen falta 900 profesores.
De esa cifra, cerca de 100 son de Santo Domingo, territorio donde al momento el déficit no ha sido cubierto.

> Calidad. Maura Romero tiene dos hijos. Para ella ha sido todo un reto que los pequeños, de 12 y 16 años, estudien a través de plataformas virtuales.
“Les dejan tareas, pero no es igual a cuando iban a las aulas”, asegura.
La mujer, dedicada a los quehaceres del hogar, teme por el distanciamiento en los planteles, además, que no haya maestros suficientes, le ‘roba’ la tranquilidad.
Sobre este tema, el coordinador zonal de Educación, Franklin Mera, indicó en su visita a Santo Domingo que hay proyectos como Quiero ser maestro y Educa Empleo que se han ido impulsando con la finalidad de concretar las contrataciones necesarias antes de que inicie el próximo año lectivo, previo proceso de selección de los perfiles más afines a la demanda educativa.
Mientras tanto, el déficit se cubre con la redistribución de las cargas horarias de los maestros activos, tanto por LOSEP o por el Código de Trabajo, siempre y cuando no se vulneren sus derechos laborales.
Mera informó que trabajan en la infraestructura. Estas labores incluyen el mantenimiento de las baterías sanitarias, la adecuación de los accesos y del funcionamiento de los bares con las medidas de seguridad, una vez que se retomen las actividades presenciales.