A través de la red social X, la usuaria @GaboVallejoG denunció haber encontrado en su comida un caracol vivo.

“Bueno amigos, esta maravilla me vino AHORITA del #GoGreen. Les pedí por inbox que me contacte un gerente pero no me responden”, escribió la mujer.

Lo hizo junto a un video en el que se muestra al molusco salir muy activo del wrap (un bocadillo elaborado con tortilla).

Enseguida el hecho se hizo viral y llegó a conocimiento de la Agencia Nacional de Regulación, Control y Vigilancia Sanitaria (ARCSA).

Tras la denuncia, técnicos de la Arcsa inspeccionaron el local.

Específicamente en las áreas de la cocina y en el almacenamiento de las materias primas.

“Para que este tipo de establecimientos cumplan con una perfecta manipulación de alimentos”, dijo Gabriel Aguilera, coordinador Zonal 8 de Arcsa,.

Tras la verificación, se realizó la clausura temporal del local debido a las malas condiciones higiénico sanitarias evidenciadas.

“¡ACCIÓN INMEDIATA! Nuestros técnicos de #ArcsaZona8 clausuraron un local de comidas en un centro comercial del norte de Guayaquil, luego de detectar malas condiciones higiénicas en sus instalaciones”, apuntó Arcsa en X.

La propia afectada, así como algunos usuarios dieron a conocer que consumir un caracol puede ser riesgoso para la salud.

Puede causar meningitis eosinofílica. Este nematodo puede ser transmitido por los caracoles al ser humano y causarle meningitis eosinofílica, la cual es capaz de provocar una inflamación de la membrana del cerebro y generar síntomas como convulsiones y lesiones cerebrales muy graves, parálisis e incluso la muerte.