Conocida como la capital gastronómica del continente, Lima es también una ciudad cosmopolita y llena de vida, desde su bien cuidado centro histórico hasta sofisticadas tiendas de diseño y galerías de arte.

Saliendo de Quito o Guayaquil, Lima queda a tan solo dos horas de viaje en avión. Su ubicación geográfica a las orillas del océano pacífico la hace única, su historia la convierte en un punto de visita imprescindible y sus aires cosmopolitas la pintan como destino cultural obligado en Sudamérica, destaca un comunicado de prensa de la oficina de promoción turística de Perú.

Lima es una capital que ofrece arte, moda, música, cultura y aventuras.
A continuación, te dejamos algunas sugerencias para que puedas organizar tu itinerario para un fin de semana en la capital peruana:

Gastronomía. Uno de los grandes atractivos de la capital es su cocina. Líder de la gastronomía en América Latina, Lima se ha convertido en importante referente gastronómico a nivel internacional, inmersa en una oleada de investigación y vanguardia que la ha consolidado en la primera plana internacional. Sus jóvenes chefs, fusionan en cada creación, platos tradicionales y productos base de la gastronomía peruana donde se suman con técnicas de las mejores cocinas de Oriente y Occidente, dando vida a las nuevas tendencias de la cocina de autor.

Perú posee once de los mejores restaurantes de Latinoamérica según la prestigiosa lista de los 50th Best Restaurants (2020), diez de ellos se encuentran en Lima, no pierdas la oportunidad de probar alguno de ellos y haz tu reserva con anticipación, ellos son: Maido, Central, Osso, Kjolle, Isolina, Astrid & Gastón, Mayta, Rafael, Mérito y La Mar.

Cebiche de pescado. Restaurante del Hotel El Faro en Pacasmayo.

La oferta gastronómica que ofrece Lima es amplia y para todos los gustos, cada vez son más las propuestas de cocina de autor donde los ingredientes peruanos cobran un protagonismo que sumado a la creatividad de los cocineros peruanos dan por resultado platillos deliciosos haciendo la experiencia culinaria única.

Para conocer más de ellos se puede explorar la Guía Summum.
Conoce su historia. En la ciudad, existen más de 600 monumentos históricos de la época virreinal y 1.600 balcones concentrados en el perímetro del Casco Histórico, los cuales dan idea de la originalidad, la espectacularidad y la belleza de uno de los destinos más icónicos de Perú.

Sus calles, casonas y patios conservan intacto el encanto de la época: recorrerlas es atravesar cinco siglos de historia, una muestra de ellas es la Casa Aliaga, la cual se encuentra abierta a los visitantes.

Son impresionantes joyas de arquitectura colonial la Catedral, cuya primera piedra fue colocada, según la tradición, por el propio Francisco Pizarro; la Iglesia y el Convento de San Francisco, con hermosos claustros y patios decorados con azulejos sevillanos; la Plaza Mayor, diseñada en la fundación de la ciudad, con una hermosa pileta de bronce que data de 1650; el Convento de Santo Domingo, que en 1551 fue escenario de la fundación de la Universidad de San Marcos, la primera de Sudamérica; el Palacio de Torre Tagle, con impresionante portada de piedra barroca y preciosos balcones de madera tallada.

Catedral y Plaza de Armas de Arequipa

La Zona Urbana. El contraste que existe en la capital peruana deja a muchos con la boca abierta: el cambio de escenario constante, la fusión de tendencias, las “zonas para todos los gustos”. Un café en Larcomar, centro comercial enclavado en el acantilado del malecón de Miraflores, puede ser tan relajante como un largo paseo por el Parque El Olivar, exhacienda y una de las áreas residenciales más exclusivas de la capital.

El centro de la ciudad destaca por su intrigante y celebrado Barrio Chino, sus parques de aguas multicolores, en el puerto de El Callao el proyecto Fugaz le ha dado vida y color a lo que hoy se conoce como “Callao Monumental” a través de la intervención artística.

La zona empresarial de San Isidro propone los edificios más modernos y proyectos arquitectónicos más atrevidos, y el bohemio distrito de Barranco encanta con sus casonas de balneario de mediados del siglo XX, el Puente de los Suspiros y su cercanía al mar.

Ateliers, diseño y joyas. El diseño está de moda, las nuevas propuestas viajan a las más grandes pasarelas y recorren caminos abiertos por los pioneros, sus ateliers y tiendas en la capital reciben a clientes, previa cita, y presentan maravillas elaboradas en alpaca, algodón peruano y tejidos o bordados hechos a mano.

Del mismo modo están las boutiques que reúnen los trabajos de jóvenes diseñadores de zapatos y accesorios que se inclinan por piezas únicas, para un estilo más juvenil y desenfadado.

Perú también es un país artesano y la joyería ha sido llevada a otro nivel por diseñadores que, tomando como base la tradición, han dado un salto impresionante para crear modelos impactantes. La plata y el oro se mezclan con piedras peruanas, telares, corales y dan vida a piezas únicas: delicadas filigranas, platos de cerámica antiguos con aplicaciones de plata y ángeles de la escuela cusqueña se cobijan en marcos de plata de corte colonial.

Sin duda, Lima es un destino que debe estar en la lista de todos los viajeros, en tan solo un fin de semana puedes conocer los lugares maravillosos lugares llenos de historia, arte y cultura que lo sacaran de la rutina. Además, disfrutar de su gastronomía en los mejores restaurantes y probar los mejores cocteles a base de pisco, la bebida bandera del Perú.