Es digno de resaltar que se haya dado una marcha pacífica, no en protesta por decisiones económicas, sino por la desatención a Manabí.

La provincia viene reclamando atención de los gobiernos, que suelen centrar su atención en otros territorios, a pesar de que Manabí es la tercera en población y enfrenta necesidades en todos los frentes.

El Presidente de la República, durante la campaña electoral, hizo algunos ofrecimientos de los que se ha cumplido poco. Pero también han surgido otras necesidades, como el aumento de la seguridad y la dotación de medicamentos e insumos a los hospitales, a las que también se debe tomar en cuenta.

“Mal harían un gobernante y su equipo en cerrar los oídos a un pedido hecho con altura”.

El Gobierno debería atender la justa demanda de Manabí. Que demuestre que está dispuesto a escuchar y gestionar cuando los reclamos se hacen en forma pacífica, sin recurrir a la violencia. Mal harían un gobernante y su equipo en cerrar los oídos a un pedido hecho con altura.

En este contexto, bienvenida sea la marcha por la paz y la unidad que se anuncia para hoy. Es de esperar que, al igual que ayer, se cumpla en medio del respeto por la integridad de las personas y la propiedad.

Editorial de El Diario publicado este jueves 23 de junio del 2022 en nuestra edición impresa.