Vicente Abril Mendoza
[email protected]

Manabí tiene una superficie con labor agropecuaria de más de un millón de hectáreas, se destaca no solo en lo agrícola con productos de exportación y para consumo nacional, sino que en lo pecuario, en el 2019, concentró 930.153 cabezas de ganado vacuno, lo que representa el 21,60 % del total nacional, mientras Azuay, que es el segundo territorio con más ganado, está apenas con 330.000 cabezas de ganado.
El agro manabita, aun en las condiciones de déficit de agua para riego, tiene una participación importante del 7,71 % del PIB en el 2019, y agregado con lo agroindustrial supera los 11 porcentuales al PIB nacional.
A pesar de su riqueza y fertilidad, nuestra provincia tiene una serie de conflictos sociales. Tenemos la mayor tasa de pobreza por Necesidades Básicas Insatisfechas (NBI). Según el INEC, el 41 % de los manabitas somos pobres por NBI, esto significa que casi la mitad de la población sufrimos algunos componentes como calidad de la vivienda, hacinamiento, acceso a servicios básicos, acceso a educación y capacidad económica. Lo que significa que tenemos la tierra más fértil del país donde la pobreza aún galopa.
Según el censo de población y vivienda del 2010, solo la mitad de los manabitas contamos con agua potable, el 42 % hace uso del servicio de alcantarillado, hay cantones con mínima cobertura, como Olmedo, Tosagua, Pichincha y Puerto López, realidad que los pone en situación de vulnerabilidad.
Según estos datos, queda claro que uno de los principales problemas al que se debe dar prioridad es al del agua, ya que sin ese recurso no desarrollaremos agricultura, ganadería, acuacultura, turismo, desarrollo industrial ni desarrollo del nivel de vida de sus habitantes; por lo que se hace necesario y urgente implementar los proyectos multipropósito para dotar de agua para consumo humano y riego para reactivar la economía y la producción en Manabí.
Para este objetivo es necesaria la unidad de los manabitas, debemos reflexionar y debatir su problema hídrico; como lo está planteando la 4ta Mesa de Trabajo bajo el lema ‘Agua para Manabí, por la Vida y Reactivación’, que se realizará el viernes 10 de diciembre y que es un aporte del núcleo provincial de la Comisión Nacional Anticorrupción, conjuntamente con las organizaciones sociales como el Frente Popular, Frente Cívico de Manabí, Comité Cívico Interinstitucional de Manta, la Asociación de Camaroneros, entre otras, con asistencia de alcaldes y  prefecto en la Universidad San Gregorio de Portoviejo.    
Esa es nuestra principal lucha, en consecuencia, para que el Gobierno Provincial asuma las competencias que se señalan en el COOTAD y exigir que se nos devuelva el CRM, que de manera dictatorial lo eliminó Correa.