El Gobierno Nacional debe implementar un plan integral de ayuda a los sectores afectados por la pandemia y no una asistencia especial y aislada al sector de la transportación.
Sería un error del presidente disponer, como en el pasado, un trato particular a un sector que por su poder de movilización y su alianza con políticos logró asistencias que, incluso pudiendo ser justas, otros sectores no lograron.
La transportación pública de pasajeros es un modelo de negocio privado, que como las otras inversiones involucra un riesgo, que tiene buenos momentos y también crisis. Si bien, en varios casos la inversión es alta, hay muchos otros sectores que también la tienen.

Es un modelo de negocio privado, que como las otras inversiones involucra un riesgo”.


Los hoteleros, por ejemplo, viven un drama económico muy fuerte.
Fábricas de calzado con grandes inversiones, locales de diversión nocturna, empresas de confección de ropa, solo por citar unos de muchos ejemplos posibles, también enfrentan deudas cuantiosas, fuertes pérdidas financieras e inviabilidad económica.
Sería un error atender solo a quienes pueden ejercer una presión por medio de la fuerza y la paralización de un servicio público, más cuando ese sector guardó silencio durante 14 años frente a varios de los problemas del país.
El Gobierno debe enfrentar la crisis sin privilegios y de forma integral.

Editorial de El Diario publicado este lunes 7 de junio del 2021 en nuestra edición impresa.