El Aucas, que dirige el técnico venezolano César Farías, tuvo este miércoles un debut de ensueño en la Copa Libertadores.

El cuadro quiteño venció por 2-1 al Flamengo, vigente campeón del torneo, al que remontó en su primer partido de la historia en el torneo internacional.

En su primera aparición en la Libertadores, el campeón ecuatoriano se reencontró con su mejor versión que le llevó a ganar la liga de Ecuador el año pasado.

Y advirtió al Racing argentino y al Ñublense chileno, los otros dos integrantes del Grupo A, que el estadio Gonzalo Plaza Ripalda, de Quito, será una plaza para puntuar.

La gesta del Aucas, que pasará al libro de las grandes noches de este histórico club quiteño, fue obra de Erick Castillo, autor del primer tanto del club en la Libertadores, y de Roberto Ordóñez, que con sus goles remontaron el tanto inicial de Matheus França para el equipo visitante.

El esquema defensivo planteado por Farías hizo que el Aucas mantuviese a raya al Flamengo durante casi todo el primer tiempo.

En este los brasileños tuvieron una posesión de balón abrumadora, superior al 70 %, pero sin apenas crear peligro en el arco rival.

Lluvia

La lluvia que comenzó a caer desde el minuto 30 auguraba un juego aún más espeso, pero entonces apareció el joven Matheus França para poner en ventaja a los cariocas.

Con una gran jugada individual en la que dribló a dos defensas, el centrocampista se plantó en el corazón del área y batió al portero argentino nacionalizado ecuatoriano Hernán Galíndez, en el minuto 40.

Hasta ese momento el Mengao sólo había gozado de una ocasión de gol en los pies del artillero Gabriel Barbosa ‘Gabigol’, al que le llegó un balón a los pies cerca del punto de penalti, pero su disparo salió muy centrado y fue atajado sin excesivos problemas por Galíndez.

Mientras, el Aucas sólo había dispuesto de un tiro libre ejecutado por Rómulo Otero que el portero brasileño Santos rozó lo suficiente con la yema de los dedos para desviar la trayectoria y que el balón se estrellase en travesaño.

En el segundo tiempo, el Fla pareció acusar el desgaste físico de jugar en la altura, y eso fue aprovechado por el Aucas para igualar el encuentro gracias a un tanto de Erick ‘Culebra’ Castillo en el minuto 58, con un latigazo desde fuera del área que se envenenó en la piernas de un defensor.

Debut de ensueño

El mismo Castillo hizo el segundo tanto para el Aucas nueve minutos después en una demostración de pura potencia física donde se coló a la carrera entre los dos defensas centrales y definió a sangre fría, pero el árbitro venezolano José Argote anuló el tanto tras revisar en el VAR una falta en una jugada previa.

El premio al empuje del Aucas llegó en el minuto 85, cuando en una jugada similar, Roberto Ordóñez Ayoví ganó la espalda a la defensa brasileña para hacer el gol de la victoria del Aucas, ante las lágrimas de emoción de la fiel y modesta hinchada de equipo del sur de Quito.

Flamengo pudo empatarlo en los instantes finales, con un remate que obligó a Galíndez a lucirse para redondear una noche histórica para el Aucas.